5-10 años

Despertar el interés del niño en aprender, con sus propias motivaciones

Las “motivaciones” de los adultos difieren totalmente de la de los niños.

Al niño le motiva el juego, la curiosidad, los otros niños, las canciones, los personajes, la necesidad de comunicarse, de relacionarse, de ser querido y valorado.

Cada sesión de idioma tiene que ser un premio en sí misma

Poco a poco vamos introduciendo clases de teatro en la programación anual. Cada 15 días, los grupos reciben de mano de una actriz profesional, clases dedicadas más específicamente a ejercicios corporales, vocalizaciones y pronunciación, incluyendo interpretación y el trabajo sobre la capacidad de improvisación. Todo un programa que viene reforzar el resto del curso.