5-10 años

Poco a poco vamos introduciendo clases de teatro en la programación anual. Cada 15 días, los grupos reciben de mano de una actriz profesional, clases dedicadas más específicamente a ejercicios corporales, vocalizaciones y pronunciación, incluyendo interpretación y el trabajo sobre la capacidad de improvisación. Todo un programa que viene reforzar el resto del curso.

Con los arbustos, aprendemos a amar los idiomas. Todo se convierte en cuentos, canciones, dinámicas de todo tipo, incluyendo el trabajo corporal y de los 5 sentidos. En cada unidad didáctica abordamos un tema (escuela, familia, cuerpo, animales, colores, etc…) a través de experiencias vivenciales, debates y actividades interactivas que ayudan el alumnado a poner en práctica lo aprendido y por lo tanto a recordar con más facilidad frases y vocabulario.

Los arboles del viajero, siguen trabajando con la memoria corporal, dinámicas de grupo, cuentos, los 5 sentidos, canciones y vídeos. En cada unidad didáctica, profundizamos los temas abordados en el grupo de los arbustos (escuela, familia, cuerpo, animales, etc..) y empezamos a introducir la lectura, la escritura y la gramática del idioma enseñado, en paralelo a los progresos realizados por el alumnado con su idioma maternal.

Con los Baobabs, además de trabajar con actividades lúdicas, la memoria corporal, dinámicas de grupo, los 5 sentidos, y los videos, utilizamos el teatro como herramienta para desarrollar la expresión oral del alumnado. No solo escuchamos cuentos; nos adentramos en cada historia, inventamos finales e interpretamos personajes. En cada unidad didáctica, además de adquirir vocabulario, progresar en lectura, en comprensión escrita y oral, estudiamos puntos de gramática.

Despertar el interés del niño en aprender, con sus propias motivaciones

Las “motivaciones” de los adultos difieren totalmente de la de los niños.

Al niño le motiva el juego, la curiosidad, los otros niños, las canciones, los personajes, la necesidad de comunicarse, de relacionarse, de ser querido y valorado.

Cada sesión de idioma tiene que ser un premio en sí misma